Educación en Tierra Santa

A lo largo de los siglos, las iglesias cristianas, incluyendo la ortodoxa, han sido pioneras en la educación de las poblaciones locales, independientemente de su raza o credo. Hoy en día, esta actitud de apertura continúa: los alumnos musulmanes y cristianos aprenden juntos, forjando relaciones en el aula y en las canchas de baloncesto. El encuentro diario es uno de los factores más importantes que fomenta la cooperación pacífica y el florecimiento mutuo, haciendo de la educación un componente vital de la paz y la comprensión. 

Esta escuela, cerca de Belén en Cisjordania, necesita desesperadamente un techo nuevo.

Sin embargo, estas escuelas no están exentas de dificultades. Todas las iglesias tienen déficits en las escuelas. Lo que no pueden cobrar en la matrícula de las familias, las escuelas dependen de los Patriarcados y los organismos diocesanos para cubrir el déficit de financiación. Es común que las iglesias paguen entre el 40 y el 50% del costo por estudiante.

Muchas escuelas, como la que se muestra arriba, necesitan urgentemente reparaciones estructurales. Estas incluyen techos nuevos, calefacción y aire acondicionado, y otros problemas estructurales importantes. Por lo general, dependen de organizaciones externas para esto. Muchos de esos organismos de financiación, como la Misión Pontificia, donan fiel y generosamente a las escuelas, sin embargo, muchas organizaciones de financiación se han agotado o han cesado sus programas en Cisjordania. En consecuencia, estas instituciones vitales enfrentan un desafío aún mayor. ICoHS está buscando formas en las que podamos apoyar a las escuelas de la iglesia, ya sea a través de ayuda con la matrícula, fondos para reparaciones estructurales o vinculándolas con otras agencias y organizaciones que puedan ayudar.

STAY UP-TO-DATESign up to our mailing list to receive our newsletters